Mitologías del Mundo: la Adoración o Terror que se les tenía en la antigüedad a nuestros amigos felinos, los Gatos

Nuestros pequeños, o luego no, amigos peludos, que parece que solo cuando ellos quieren van a recibir cariño sino ni se acercan, parecen ser mas “especiales” que los perros, mas independientes, dicen que mas limpios, así y entre otras cosas, dichas o no, son nuestros pequeños amigos felinos, los Gatos.

Dicen que luego hay “guerra” entre gatos y perros, pero yo he visto que se llevan bastante bien, así como también hay quienes adoran a los gatos y no toleran a los perros y viceversa. Al final, mascotas, que merecen todo nuestro respeto y cariño.

Hola a todos los WAMMSTERS que nos leen y bienvenidos a otra historia, anécdota, cuento, lectura, como lo quieran ver, que te presenta el mundo de WAMMS.

En esta entrada del blog, les vamos a hablar de la mitología detrás de nuestra mascota independiente, el Gato y la adoración o terror que este llego a tener en tiempos ancestrales dependiendo el lugar de su procedencia.

Diseño y cojín elaborado por WAMMS representando a un gatito bebe.

El gato doméstico, Felis catus siendo su nombre ciéntifico, es una subespecie de mamífero carnívoro de la familia de Felidae. Se cree que está en convivencia con el ser humano desde hace unos 9.500 años. A modo coloquial se les llama minino, micho o incluso mizo. A la hora de hablar del origen de la especie se pueden seguir dos caminos: uno el de la leyenda y otro el de la historia. Los dos son, les aseguro interesantes e incluso entretenidos.

LA LEYENDA

Para esta, hay que remontarse al Diluvio Universal., que nos cuenta que llevando Noé algunas semanas de navegación descubrió con horror que su nave estaba infestada de ratones. La pareja original de estos pequeños roedores había proliferado con tanta rapidez, que sus descendientes multiplicaban las incomodidades del arca… además los ratones estaban acabando con las existencias de alimento para el resto del pasaje. Noé se dirigió al león para pedirle su parecer.

Este que pertenece a los grandes felinos, meditó la suplica y concentrando todas sus fuerzas, suspiró profundamente, arqueó la espalda y estornudó con un gran estruendo, expulsando por la nariz una pareja de gatos. De inmediato, iniciaron sin que nadie les diera el aviso su obra destructora, exterminando a todos los ratones que había en la nave, salvo una pareja que Noé capturó y encerró para perpetuar la especie. Según dice esa leyenda que desde ese instante el gato se mostró engreído, altivo y arrogante y como castigo Noé lo ató al puente del arca cuando más arreciaba la tormenta. A consecuencia de este castigo, no es de extrañar el terror que la mayoría de los gatos sienten por el agua.

Desde el punto de vista histórico parece ser que los mochicas en la América merdional fueron los primeros que en sus vasijas y dibujos se pueden encontrar imágenes que se asemejan a nuestro felino protagonista. Aunque con toda seguridad la verdadera historia del gato comienza en Egipto. Durante la quinta dinastía (2.500 años a.C) el pueblo egipcio los habrían introducido al pequeño felino. En la mitología egipcia este ha ocupado siempre un lugar privilegiado.

MITOLOGÍA EGIPCIA: BASTET LA DIOSA EGIPCIA DE LA FELICIDAD

Las representaciones de la ‘diosa gato’ Bastet, también conocida como ‘la estrella Sirio’, siempre estuvieron relacionadas con los felinos. Algunas veces, Bastet era representada como una minina negra, otras se le atribuía un cuerpo de mujer y la cabeza de una gata.

La antigua ciudad de Bubastis se consagró por el culto a la diosa Bastet, y en ella se han encontrado numerosos felinos momificados. Se supone que los gatos eran considerados como las encarnaciones de la mismísima diosa Bastet. Por ello, eran honrados tras su muerte con el ritual de momificación, al cual solo tenían acceso los nobles y los faraones.

Imagen tomada de la Web que representa a la Diosa Bastat.

Para los egipcios, la diosa Bastet era la protectora de los hogares y de las mujeres embarazadas, pues tenía el poder de alejar los malos espíritus. También se asociaba a todo lo positivo de la luz solar, como la felicidad y la armonía.

Por su gran espíritu guardián, Bastet tenía un lado amoroso y pacífico, pero también poseía una faceta feroz y determinada, que se revelaba especialmente frente a injusticias y amenazas a sus protegidos; esta deidad felina era amada, temida y respetada en iguales medidas.

Se promulgaban leyes prohibiendo la exportación de gatos. Producir la muerte de uno de estos animales se consideraba un grave delito (aunque fuera accidental) y el culpable era condenado a muerte. Se da la circunstancia de que cuando algún gato familiar moría, todos los miembros del clan se ponían de luto e incluso se afeitaban las cejas como signo de dolor. Las familias incluso momificaban al animal. Según libros consultados allá por 1890, se descubrió en Egipto un antiguo cementerio de gatos en el que descansaban para la eternidad más de 170.000 gatos. Otra curiosidad es que en caso de catástrofes el gato era lo primero de toda la casa que se ponía a salvo.

MITOLOGÍA CHINA: LA DEIDAD FELINA LI SHOU

La mitología del gato en China es una de las más fascinantes, aunque no sea tan reconocida como la egipcia. Uno de los mitos cosmológicos chinos dice que, después de completar la creación del mundo, los dioses han nombrado a los gatos como los guardianes divinos del orden.

Los chinos atribuyeron a los felinos el privilegiado don de la palabra, para que pudieran comunicarles cómo se encontraba su creación. A pesar de ofrecerles una función tan importante, los dioses siempre sorprendían a los gatos divirtiéndose o relajándose.

Al ser interrogados por los dioses, los gatos guardianes terminarían confesando que no les interesaba controlar el orden del mundo. También sugerirían que esta función debería ser dada a los humanos, ya que estos estaban ávidos de poder.

Entonces, el don de la palabra fue retirado a los felinos y concedido a los seres humanos. Pero al percibir que los hombres comprendían muy poco sobre lo divino, los dioses obligaron a los gatos a convertirse en guardianes del tiempo.

Li Shou fue la más popular deidad felina en la antigua China, asociado a la protección de los hogares y la fertilidad de la tierra. A él se le solían brindar ofrendas para mejorar las cosechas y evitar las malezas.

MITOLOGÍA JAPONESA: LOS BAKENEKO

A pesar de no ser considerados como dioses, los bakeneko componen la mitología del gato en el lejano Oriente. Las antiguas civilizaciones de Japón atribuían poderes sobrenaturales a estos gatos. Como ejemplos, está la habilidad de cambiar de forma, volar, lanzar bolas de fuego, e incluso resucitar a los muertos.

Los antiguos mitos japoneses describen a los bakeneko como gatos fantasmas o transformistas, que eran capaces incluso de adoptar la forma humana e incorporarse entre las personas. También exaltan la inteligencia felina, y atribuyen a los gatos el don de leer, escribir, caminar en dos patas y comprender el lenguaje humano.

MITOLOGÍA CELTA: AMADO Y ODIADO A LA VEZ

El gato representaba, en la antigua Mitología Celta, el guardián del “Otro mundo” (o “Submundo”). Estoicos, silenciosos y misteriosos, los gatos realizaban esta función bastante bien. Mantenían los secretos del mas allá para ellos eternamente, con una mirada que demostraba que los del mundo terrenal no entendían la profundidad de sus pensamientos. No solo eran guardianes, cuando eran invocados podían premiar al llamador con una variedad de conocimientos.

El gato en esta mitología antigua no era especialmente prominente en los relatos. A pesar de ello, muchas tribus o clanes de Escocia, tenían un gato como animal Tótem o decían ser descendientes de un gato. Por ejemplo, Cataibh significa “Tierra del gato” y es el origen de la Federación del Clan Chattan. Finn Mac Cumhal lucho en un clan de “gente con cabeza de gato”, que llevaban pieles de gato en sus cascos.

En Irlanda, Eire (la deidad que nomra la isla que lleva su nombre) dio a su gato el regalo del conocimiento y le dio un caldero lleno de sus secretos. En Irlanda también se habla de Irusan, un gato rey enorme. Este gato monstruoso enfureció con el poeta Senchan por haber insultado a los gatos.

La gran Diosa Galesa Ceridwen, tenia gatos blancos que atendían sus solicitudes. Los celtas solían utilizar “hechizos”, que son aproximadamente, una especie de rezo metafórico.

Partes del cuerpo del gato solían usarse en diversos hechizos, así como órganos obtenidos mediante rituales. Incluso existían un tipo de adivinación que implicaba una muerte lenta, quemando un gato de una forma muy específica. El gato usado, normalmente era negro, de sexo masculino.

La vida de los gatos no era muy estimada en aquellos tiempos, pero el animal en si mismo era tratado con mucha cautela y precaución. Se decía que los gatos de las brujas estaban dotados de razón, siendo estos felinos vengativos, así que la gente cuidaba mucho de no ofenderlos. Los gatos también podían ser espíritus, un hada diabólica, una bruja cambiaformas, un demonio o el mismo demonio. Por estos motivos, a veces se creía que los gatos eran espías de espíritus maléficos. Existía incluso un gato llamado “El rey de los gatos”, un espíritu protector vengativo de toda la población felina.

En el cuento, “un hombre vuelve a casa para decirle a su mujer y a su gato, Old Tom, que ha visto nueve gatos negros con parches blancos en el pecho, llevando un cojín con una corona encima. Uno de los gatos le había dicho al hombre que le dijese a Tom Tildrum que Tim Toldrum había muerto. El gato del hombre exclamó entonces, “¿Que?Old Tim esta muerto!!Entonces soy el rey de los gatos”. Entonces Old Tom subió por la chimenea y nunca se le volvió a ver”.

La asociación entre gatos y brujas durante la cristiandad es bien conocida, y fue especialmente fuerte en la región de Inglaterra, Alemania y Francia, donde llevaron una brutal persecución de gatos, especialmente los negros.

Imagen tomada de la Web que representa un gato negro a ala luz de la Luna.

Creían que eran la reencarnación del demonio y pasaron de ser queridos a ser perseguidos. La simple posesión de uno servía para acusar a una persona de bruja o de ejercer la brujería.

En aquellos lugares, en el día de Todos los Santos comenzaban los festejos quemando en la plaza pública cestos llenos de gatos vivos… esta costumbre fue abolida por tortura allá por 1648. Debido a esta persecución los grandes «beneficiados» fueron los ratones y las ratas de cloaca.

Fue Napoleón, que aunque no le gustaban los gatos, se vio obligado a estimular la cría de estos felinos con el objetivo de acabar con la plaga de roedores.

Por último, en la época de Pasteur, era grandes descubrimientos médicos, entre los que destacan los microbios. Los roedores, se manifestaban en la suciedad, la porquería y los animales que estaban próximos al hombre podrían contaminar al ser humano.

El gato que pasa el día lamiéndose, limpiándose y acicalándose, lo que lo llevo a pasar de ser sospechoso a ser el único animal limpio, el único que no podía transmitir microbios.


He ahí un poco de historia de nuestro amigo felino y como le ha tocado vivir de todo, desde ser adorado y tratado con todo el respeto, como debe ser, ha ser odiado por ideas estúpidas que muestran que la ignorancia es un defecto grande, ya que lleva a la gente a hacer cosas que no están nada bien.

Y como siempre digo, si llegaste hasta acá, te agradezco mucho por leerme, suscribete a mi blog para que conozcas mas historias de todos los temas, visita nuestra tienda con productos originales que buscan contarnos una historia y decora de una manera alternativa y diferente tu lugar de preferencia. Muchas gracias y hasta la próxima entrada.


.

Published by wammsmex

“WAMMS Decoracion Alternativa para el hogar con un tema claro, la diversidad de pensamiento, lo que nos da esa individualidad única a cada uno de nosotros, buscando representarla a través de diseños originales relacionados con todo lo mistico que nos rodea y ha rodeado a través de la historia de la humanidad.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: