Vampirismo: Mito y Realidad sobre los No Muertos, la neta sobre Drácula

Diseño elaborado por WAMMS representando a una Vampira.

Uno de los mitos mas conocidos, sino es que el mas conocido, es el de Drácula, el vampiro, el no muerto, el que viene a chuparte la sangre, con sus típicos colmillos, la mordedura en el cuello, su capa, su atuendo, el ataúd, el miedo a la cruz, el ajo, la estaca al corazón. Lo hemos visto en innumerables películas, muchísimos libros, historias de estos regadas por el mundo, pero… como todo personaje hay una historia detrás de este.

Hola a todos los WAMMSTERS que nos leen y bienvenidos a otra historia, anécdota, cuento, lectura, como lo quieran ver, que te presenta el mundo de WAMMS.

En esta entrada del blog, les vamos a hablar de aquella leyenda del vampiro, de donde nació la leyenda, quienes son como sus representantes y que hay de cierto en esta enfermedad, diagnosticada en diversos síntomas, del vampirismo.

HABLEMOS DE SUS PRINCIPALES REPRESENTANTES O PERSONAJES QUE SE UTILIZARON COMO REFERENCIA PARA EL MITO DEL VAMPIRO

Imagen tomada de Pinterest sobre la tumba de Jure Grando.

JURE GRANDO “EL PRIMER VAMPIRO DOCUMENTADO DE EUROPA”

Nacido en la península de Istria, en Croacia, a principios del siglo XVII, en la localidad de Kringa. Con una vida normal para un campesino de la época, de vida humilde y trabajando de sol a sol, como muchos, para poder sobrevivir. Pero realmente su historia comienza tras su fallecimiento.

Jure Grando muere en 1656 por causas desconocidas. Y lo “entretenido” del caso llega al poco tiempo de recibir la sepultura cristiana.

Al buen señor, contra todo pronóstico después de su fallecimiento, le dio una noche por volver del otro mundo y hacerle una visita sorpresa a su esposa. Según su viuda, el difunto la visitaba sonriente y jadeante por las noches. La sumía en un profundo sueño, para después abusar sexualmente de la pobre mujer y además succionarle la sangre en el cuello. Nos podemos imaginar el pánico que sentiría la pobre mujer ante tan desagradable y sobre todo, fría visita.

A lo mejor la esposa no se quejaba tanto por las visitas o si, ahora si que depende como se vea, pero al correrse la voz en el pueblo, buscaron terminar con este mal, por lo que el párroco del pueblo se enfrentó al vampiro con un crucifijo para que dejara de aterrorizarlos. Aunque causó algún efecto en el vampiro, este siguió aterrorizando a la aldea.

Un grupo de lugareños lo atraparon y trataron de clavarle una estaca de espino en el corazón, pero su cuerpo lo rechazó. Ni siquiera los remedios tradicionales contra los vampiros surtieron efecto. En las noches siguientes, Jure Grando atacó a sus agresores: tocaba las puertas de sus casas y en cada una alguna persona moría después de grandes sufrimientos como si alguien le hubiera chupado la sangre. Por fin en 1672 nueve aldeanos y el párroco decidieron degollar al vampiro  mientras descansaba en la tumba. Se dice que fue Stipan Milasic, quien tras una fuerte lucha logro cortarle la cabeza. De la herida salió tanta sangre que cubrió a todos los allí presentes. Desde entonces la paz volvió a Kringa. Hoy ninguno de los habitantes de la aldea, pese a todo el tiempo que ha pasado, quier volver a hablar de Jure Grando, pues consideran que su historia fue real.

A el lo podríamos referenciar al mito del Nosferatu.

Imagen tomada de la web representando a Elizabeth Bathory.

ERZSÉBET BÁTHORY O ELIZABETH BATHORY “LA CONDESA SANGRIENTA”

Mujer de gran belleza, de apariencia delicada y frágil, obsesionada con el esoterismo, de gustos sexuales ambiguos, y perteneciente a una de las familias húngaras más ricas de la época. De ahí su título de Condesa. 

Elizabeth Báthory ha pasado a la historia por ser una de las mentes femeninas más perversas y sádicas de la crónica negra. Para muchos considerada la primer asesina serial mujer de la historia.

Habiendo asesinando a más de seiscientas cincuenta personas, sobre todo doncellas con quienes realizaba ‘baños de sangre’ que de acuerdo a su pensamiento, la mantendrían joven y bella por toda la eternidad.

Nace el 7 de agosto de 1560 en Hungría, en el seno de una de las familias más antiguas y adineradas de Transilvania. Conocida históricamente como La Condesa Sangrienta, por su afición a secuestrar y torturar a muchachas de los alrededores, cuya sangre se bebía y bañaba en ella para su eterna juventud.

De clase alta e irresponsable, fue la gobernante absoluta de la zona hoy conocida como Eslovaquia, y con la ayuda de sus siervos.

Casada con Ferenc Nadasdy, héroe nacional de Hungría de las guerras contra los turcos, donde la noble húngara mantendría su propio apellido, mientras que su marido cambiaría el suyo.

Al poco de casarse y durante largas temporadas, Elizabeth empezó a encontrarse muy sola en el castillo, ya que el Conde, un general del ejército al que se le conocía como ‘El Caballero negro’, tenía que acudir al campo de batalla. Es por ese tiempo cuando empieza a interesarse por el esoterismo, rodeándose de una siniestra corte de brujos, hechiceros y alquimistas.

Poniendo en práctica algunas de las técnicas de tortura preferidas de su marido, como: introducir finas agujas debajo de las uñas de sus sirvientas, dar llaves o monedas al rojo vivo para quemar las manos de las doncellas, o tirarlas a la nieve para después echarles agua fría hasta verlas morir congeladas. Unos gustos bastante enfermizos, que hacían temblar hasta los mismísimos cimientos de su castillo.

Por otra parte, Ferenc y Elizabeth apenas se veían debido a las actividades bélicas del primero, así que no fue hasta 1585, diez años después de su matrimonio, cuando la aristócrata tuvo a su primera hija, Ana. En los nueve años siguientes tuvo tres más: Úrsula, Katherina y Pablo.

Curiosamente y gracias a las cartas que ella escribía a sus familiares, se puede deducir que Elizabeth era una buena esposa y una madre protectora; una personalidad que contrasta de una forma aplastante con la citada en líneas anteriores. Sobre todo tras un dramático suceso que le da un giro a su vida. Pero también sabemos que una cosa es la que se diga, o en este caso se escriba, a lo que puede ser la realidad.

Aunque se conocen asesinatos antes de la muerte de su marido en 1604, debido a la guerra, parece que ese es el punto para que se diera rienda suelta.

Se instaló en Čachtice y las niñas o doncellas comenzaron a desaparecer de los pueblos de los alrededores y cuando estas empezaron a escasear, comenzó a atraer a víctimas de las familias de clase alta, que empezaron a ver cómo sus hijas desaparecían.

Además de su gran interés por el mundo esotérico, también siente predilección por las relaciones amorosas con personas de ambos sexos y las visitas a su tía lesbiana Karla Báthory son cada vez más frecuentes, hasta el punto de participar en algunas orgías. La Condesa no solo se acuesta con sus doncellas si no que les propina toda clase de correctivos que iban desde coserles la boca, prenderle fuego al vello púbico o que se sentaran en una parrilla al rojo vivo por 2 horas.

Pero los años pasaban, la belleza de la aristócrata se iba degradando y preocupada por su futuro, pide consejo a una de sus nodrizas, la cual le explica que el poder de la sangre y los sacrificios humanos daban muy buenos resultados y le sugiere darse ‘baños de sangre’ para conservar su hermosura indefinidamente, lo cual llevo a cabo.

Lo que le aseguro el camino de los “baños de sangre” fue que un día una joven sirvienta, al peinarla, con mala fortuna, le propina un tirón. La noble durante su enfado, le dio tal bofetada que la sangre salpicó su mano y al ver esta, se convencio de que el tramo de piel donde había caído la sangre se veía más joven y saludable, por lo que mandó que la cortaran las venas, el cuello de la sirvienta y que llenaran una bañera con la sangre de esta.

Imagen tomada de la serie The Blood Countess de CBS.

A partir de este momento, esta clase de práctica se convirtió en su gran obsesión, dando paso a una orgía desenfrenada de asesinatos, donde se citan más de seiscientos cincuenta, en un espacio de diez años.

Pero obviamente ella no iba a buscar a sus presas, tenía a sus ayudantes quienes iban de pueblo en pueblo capturando a las niñas, secuestrando a las doncellas durante las visitas al castillo con sus padres. La preferencia de Elizabeth eran especialmente vírgenes de cuna noble.

Algunos de sus sirvientes, que la ayudaban en estas atrocidades era uno de sus sirvientes, Thorko; Ilona Joo, la nana de Elizabeth; las brujas Dorottya y Darvulia; y el brujo mayor, Johannes, quienes durante diez o once años se encargaron de rastrear la región en busca de jóvenes apetitosas para saciar el hambre de su ama, cuya salud empeoraba por momentos.

Obviamente estas desapariciones no pasaban desapercibidas y empezaron a extenderse rumores por todo el pueblo acerca de que algo raro sucedía en el interior del castillo Cachtice. Y no era para menos ya que ocultar los centenares de cadáveres procedentes de tan macabros asesinatos, se convirtió en un gran problema. A veces los escondían bajo las camas, pero el hedor era tan insoportable que tuvieron que trasladar los cuerpos a un campo cercano a la ciudad, pero cuando parte de la población descubre más de una docena de niñas sin vida enterradas en las inmediaciones; y cuando una de las jóvenes a las que Elizabeth “educaba” en el castillo logra escapar, ella se dirige a las autoridades y el Rey Mathías II de Hungría ordena a un primo de la Condesa, el conde Thurzo, realizar la investigación correspondiente.

Por lo que el 30 de diciembre de 1610, el conde Thurzo y sus hombres entran en el castillo de Cachtice. Y sin necesidad de investigar tanto, lo primero que ven es a una criada en el cepo del patio, en estado agónico, tras recibir una paliza que la habría fracturado todos los huesos de la ingle.

Ya en el interior se encuentran a una chica desangrada en el salón, y otra que aún estaba viva aunque con el cuerpo agujereado. En la mazmorra, descubren a una docena que todavía respiraba, algunas de las cuales fueron perforadas y cortadas durante las últimas semanas. Y en los alrededores del palacio desenterraron otros 50 cadáveres.

También hallaron toneladas de ceniza y serrín por todas partes, usados para recoger la sangre que se vertía tan abundantemente en aquel lugar. Pese a eso, todo el castillo estaba cubierto con manchas oscuras y despedía un tenue olor a carne. Mientras tanto, la Condesa y algunos de sus brujos fueron sorprendidos en medio de uno de sus rituales de sangre. La detención se produjo de forma inmediata y fueron conducidos a prisión.

Al contrario de lo que imaginamos, el juicio contra Elizabeth Báthory jamás se llevó a cabo. Unos dicen que su primo Thurzo llegó a un acuerdo con el rey Matías para impedir que la Condesa pasara por ese mal trago y evitar con ello ensuciar el nombre de su familia. Otros creen que el hechizo de la vampira fue lo que la libró del proceso. Sin embargo, sus cómplices no se salvaron y fueron ejecutados de forma cruel. Se les arrancó los dedos con tenazas al rojo vivo y después terminaron ardiendo vivos en la hoguera.

En cuando a Elizabeth, pese a haber escapado del verdugo, no salió indemne de la causa. Como expiación de sus crímenes fue condenada a prisión perpetua y a ser emparedada en el castillo de Esei, con tan sólo una diminuta rendija por la que le daban comida y agua. Murió cuatro años más tarde. Tenía 54 años.

Durante más de cien años, los documentos del juicio de Báthory y de sus secuaces, estuvieron escondidos en el castillo del Conde Thurzo.

Imagen tomada de Internet que representa la figura de Vlad Tepes “El Empalador”.

VLAD TEPES III “EL EMPALADOR”, EL MISMÍSIMO DRÁCULA

Nacido en Schässburg, cerca de Valaquia, antiguo principado danubiano situado en los Cárpatos, Vlad Tepes fue uno de los tres hijos legítimos de Vlad Dracul, príncipe de Valaquia y miembro de la Orden del Dragón.

Esta orden, en la cual ingresó Vlad por concesión de Segismundo de Luxemburgo en el año 1431, tenía como emblema una serpiente alada, símbolo del diablo en la cultura folclórica rumana, y en sus filas se encontraba una larga estirpe de fieros guerreros.

Vlad vivió una infancia traumática, donde con tan solo trece años fue entregado como rehén a los turcos por su propio padre. Durante su cautiverio, el joven Vlad fue adiestrado en las artes de la guerra, pero tras la muerte de su padre desertó de las filas turcas y reunió su propio ejército siendo en 1456 cuando se convirtió en príncipe de Valaquia.

Ahí inicio la leyenda sobre el sadismo de Vlad Tepes, a quien se le atribuyen más de cien mil muertes entre 1456 y 1462, período que duro su reinado. Los detalles de su sadismo han quedado plasmados en documentos y grabados de la época, que ponen de manifiesto la falta de escrúpulos con la que Vlad ejecutaba a sus enemigos.

Siendo el empalamiento la practica preferida, la cual consistía en ensartar los cuerpos moribundos de los opositores al príncipe en altas estacas de madera. También se practicaban la incineración y el desollamiento de los prisioneros, torturas todas ellas con las que el príncipe parecía disfrutar sobremanera.

Imagen tomada de la Web que muestra la técnica de empalamiento de Vlad Tepes y el disfrute de este.

La brutal ofensiva turca llevada a cabo en 1462 contra los disidentes de Valaquia obligó a Vlad a huir a Hungría donde pidió asilo al rey húngaro, quien no atendió sus peticiones y lo encarceló durante doce años donde ni siquiera su cautiverio logró reprimir sus impulsos sádicos, y al parecer sobornaba a menudo a sus carceleros para conseguir aves a las que desplumaba sin piedad.

La fortuna volvió a sonreírle en 1475, cuando el rey de Hungría puso a su disposición un ejército a fin de recuperar para su reino el territorio de Valaquia. Un año más tarde, en noviembre de 1476, Vlad retomo el control del principado, pero unas semanas después, cayó en una emboscada de los turcos, quienes lo asesinaron y exhibieron su cabeza en Estambul.

Por lo que si, fue un tirano y un guerrero cruel, no un vampiro, pero si un héroe rumano, por sus defensas que hizo del territorio contra los turcos.

Las cualidades vampirescas fueron mas atribuidas por las narraciones germánicas y rusas inspiradas en la mitología rumana del vampirismo.

Pero ¿Cómo surgió la famosa leyenda de Drácula que todos conocemos?

El escritor Bram Stoker conoció la historia de manos del erudito húngaro Arminius Vámbéry y se sirvió de la leyenda de Vlad «el Hijo del Dragón» para crear su obra más famosa: Drácula (1897).

La cual resultó ser un gran éxito editorial, que desde su publicación nunca ha dejado de estar en circulación, pero que en realidad no tiene grandes similitudes con el personaje histórico.

Yo creo que solo tiene como base, el gusto por la sangre, la zona de Transilvania, que en realidad es mas bonita en persona que como la pintan en las películas, pero Drácula es una novela mas romántica, a mi parecer, no tan sanguinaria como la vida real de Vlad, que aunque tuvo a su esposa, la cual se suicido al saltar del castillo cuando estaban rodeadas por los turcos, no pasaron las cosas tal cual como en la novela.

Pero si pueden tomar un tour por la zona de Transilvania pueden conocer mas como es que Stoker se baso en diferentes poblados y castillos para hacer la historia de Drácula tal cual la conocemos.

SPOILER: Lo que si, es que si esperan encontrar muchos souvenirs de Drácula se van a decepcionar, como yo cuando fui, ya que hay mas souvenirs de Vlad Tepes III y muy muy poco de Drácula, pero… vale muchísimo la pena la visita.

Pero volviendo a lo que estamos hablando, es importante recalcar que el hecho de que en los tiempos de Stoker la leyenda sobre Vlad Tepes siguiera viva, demuestra la importancia de su terrorífico legado y mas importante recalcar que después de tantos años, siga viva hasta la fecha.


EL MITO REAL SOBRE EL VAMPIRISMO: TRASTORNOS REALES QUE AVALAN LA LEYENDA

La sangre, ¿la clave de todo?

La sangre es la fuente de la vida, la energía vital, el motor y el camino hacia la vida eterna. Este es un lema utilizado en la ciencia ficción, pero ¿que pasa en la realidad? ¿Es realmente malo beber sangre? ¿Es seguro?

La ciencia explica en un reciente estudio publicado en Medicalxpress que somos carne y sangre. Que dentro de nuestros vasos sanguíneos, esta transporta casi todo lo que el cuerpo necesita. Recoge oxígeno de los pulmones y nutrientes del intestino y la mano los entrega a las células.

¿Pero podríamos alimentarnos solo de sangre? La respuesta es NO…, porque moriríamos.

Sin embargo, hay muchos trastornos en la sangre que han dado lugar a enfermedades que durante siglos se han asemejado al vampirismo: epidemias de peste, esquizofrenia, porfiria, rabia…, los trastornos de la sangre, e incluso, los mismos ‘vampiros’ la han usado como medicamento, como un suplemento rico en hierro para combatir afecciones de la sangre como la anemia. Para ellos, el consumo de sangre es un problema de calidad de vida y es necesario para mantener su energía.

El neurólogo español, Juan Gómez Alonso, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Xeral de Vigo, propuso una razonable explicación del mito a partir de una tesis doctoral que avala y da sustento científico a la leyenda por encontrar curiosas similitudes entre los vampiros y algunas enfermedades.

Enfermedades mentales ligadas al vampirismo

Mientras que algunos vampiros beben sangre para sentirse mejor físicamente, los investigadores sugieren que el deseo de beber sangre podría provenir de una enfermedad mental.

La esquizofrenia y el trastorno de identidad disociativo se han relacionado con el vampirismo clínico, una obsesión por beber sangre que a veces se denomina síndrome de Renfield, un término acuñado por el psicólogo Richard Noll en su libro de 1992, Vampires, Werewolves and Demons: Twentieth Century Reports en la literatura psiquiátrica. En la novela de Drácula de Bram Stoker, RM Renfield es un preso que come animales en un manicomio, que cree que la sangre es la fuente de la vida.

Se ha dicho, a menudo, que los cuentos de vampiros probablemente surgieron del miedo a la muerte, como en la Edad Media, cuando los infectados con la plaga se arriesgaban a un entierro prematuro. Historias modernas de vampiros que gotean a partes iguales sangre y sexualidad, algo que los psicoanalistas han aprovechado para proponer la teoría freudiana para explicar su atractivo, tal y como se recoge en Psycology Today:

“El mito puede entenderse a lo largo de varios niveles de desarrollo psicosexual: en términos edípicos, por ejemplo, el vampiro es visto como un secuestrador de mujeres, matando y esclavizando a cualquier hombre que se cruce en su camino… El significado y la persistencia universal del mito sugieren profundas raíces en la evolución de nuestra psique. Sugiere el deseo omnipresente de conquistar el secreto de la vida mientras contiene los elementos de su renovación. Representa el terrible deseo de supervivencia, destruyendo a otros para mantener su propia existencia… El vampirismo, como pecado mortal, está contenido en la imagen que más a menudo viene a la mente, la naturaleza perversa del acto vampírico, en el que la mordida y la succión La sangre produce una sensación orgásmica que supera el coito”.

Otro tipo de vampiros: el emocional y energético

Hoy en día, existen numerosas Asociaciones de Vampiros. La Asociación de Vampiros de Nueva OrleansVoces de la Comunidad de Vampiros…, Y en concreto, la Alianza de Vampiros de Atlanta recoge una definición detallada de lo que se entendería como un vampiro real de hoy en día:

“Un vampiro es esencialmente un alimentador de energía o un bebedor de sangre que puede mostrar varios niveles de habilidad psíquica. Mientras que la causalidad, la interpretación y, a veces, incluso la ortografía “correcta” del vampirismo se debaten, los vampiros son generalmente individuos que no pueden mantener adecuadamente su propio bienestar físico, mental o espiritual sin tomar sangre o energía vital vital. Fuentes, a menudo humano. Sin alimentarse, el vampiro se volverá letárgico, enfermizo, deprimido y, a menudo, sufrirá dolores o molestias físicas. Los vampiros a menudo muestran signos de empatía, emociones sensoriales, perciben auras y, en general, son psíquicamente conscientes del mundo que los rodea. Hasta cierto punto, los aspectos específicos del vampirismo se manifiestan de manera diferente sobre una base individual y estos matices a veces aíslan la confusión al definir el rango vampírico de habilidad y experiencia”.

La información sobre el tema es infinita y vuelve difícil el poder englobar todo, siendo un tema que ha sido recogido en multitud de investigaciones por parte de científicos, historiadores, psicólogos, psiquiatras y que nos fascina.

Y ¿que opinas de todo esto? ¿vampiro real o falso? Hay tantas creencias que es difícil pero porque no nos dejas tu comentario y hablamos.

Y como siempre digo, si llegaste hasta acá, te agradezco mucho por leerme, suscribete a mi blog para que conozcas mas historias de todos los temas, visita nuestra tienda con productos originales que buscan contarnos una historia y decora de una manera alternativa y diferente tu lugar de preferencia. Muchas gracias y hasta la próxima entrada.

Published by wammsmex

“WAMMS Decoracion Alternativa para el hogar con un tema claro, la diversidad de pensamiento, lo que nos da esa individualidad única a cada uno de nosotros, buscando representarla a través de diseños originales relacionados con todo lo mistico que nos rodea y ha rodeado a través de la historia de la humanidad.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: