Mitología

Lluvias torrenciales, inundaciones, a lo mejor uno de los dioses aztecas mas conocidos, el dios de la lluvia Tláloc y su Historia

La lluvia cae sobre la ciudad, a veces se inunda, a veces no, pero muchas veces se comenta, “ya parale Tláloc, ya deja de hacer llover” o a veces se puede comentar “échate un bailecito Tláloc y haz llover”, al final creo esta muy claro y sigue estando presente en el conocimiento de todos, o al menos de muchos, quien fue y que hacia el dios Tlaloc.

Pero como todo, ¿cual es la historia de Tlaloc? ¿cual es su mito?

Hola a todos los WAMMSTERS que me leen y bienvenidos a otra historia, cuento, anécdota, como lo quieras ver que te traigo del mundo de WAMMS.

En esta entrada del blog les voy a hablar de la historia detrás del dios Tláloc, su mito, su historia, todo lo que pueda decir de esta importante deidad de los aztecas y que de alguna manera sigue presente por los ya mencionados eventos que trae consigo.

Imagen tomada de la Web de escultura del dios Tlaloc.

MITOLOGÍA DE TLALOC

PRIMER RELATO

Precisa que los cuatro hijos de la pareja suprema, Tezcatlipoca Rojo, Tezcatlipoca Negro, Quetzalcóatl y Huitzilopochtli, se reunieron y crearon a Tláloc y a su esposa Chalchiuhtlicue como “dioses del agua”. Añade que Tláloc creó a “muchos ministros pequeños de cuerpo”, los tlaloque, dicen que eran sus hijos, que tenían recipientes de barro con los cuales dejaban caer el agua sobre la Tierra a partir de cuatro depósitos en los que se almacenaban diferentes tipos de lluvia.

SEGUNDO RELATO

Tiene lugar en Teotihuacan, en el momento de la creación del Sol y de la Luna. Se afirma que Quetzalcóatl arrojó a su hijo Nanáhuatl a la hoguera, donde se transformaría en Sol, mientras que Tláloc arrojó al suyo, Tecuciztécatl, que se volvió Luna.

Según otra versión, Tecuciztécatl se metió en una cueva antes de su metamorfosis astral, un espacio estrechamente vinculado con Tláloc.

Códice Vaticano latino 3738, imagen tomada de la web.

De acuerdo al Códice Vaticano-Latino 3738, el “paraíso de Tláloc”, el Tlalocan, se encontraba precisamente en la Luna. Recordemos que los “elegidos” de Tláloc, es decir, “los que matan los rayos o se ahogan en el agua, los leprosos y bubosos y sarnosos, y gotosos e hidrópicos”, eran enterrados para llegar al Tlalocan, descrito como un lugar de abundancia y riquezas.

TERCER RELATO

De origen tlaxcalteca sobre los amores y desamores de Tláloc: narra que en el Tlalocan la bella Xochiquétzal, Xochiqueztal diosa de del amor de las flores y la naturaleza, ex esposa del viejo dios de la lluvia, fue hurtada por Tezcatlipoca; sin embargo, Tláloc se volvió a casar con Matlalcueye, la diosa del agua que los mexicas llamaban Chalchiuhtlicue.

Imagen tomada de la Web del Tlalocan.

RELATO DE LA CREACION DE TENOCHTITLAN

Según el Códice Aubin, un relato en lengua náhuatl del siglo XVI, después de la aparición portentosa del águila sobre el nopal que señaló ante los mexicas el sitio de la fundación de Mexico-Tenochtitlan, un sacerdote llamado Axolohua fue sumergido en la laguna.

Al día siguiente Axolohua volvió a aparecer y contó lo siguiente: “Fuí a ver a Tláloc, porque me llamó, dijo: Ha llegado mi hijo Huitzilopochtli, pues aquí será su casa. Pues él la dedicará porque aquí viviremos unidos sobre la tierra”. De esta manera Tláloc, una de las deidades más antiguas de Mesoamérica, recibió a “su hijo” Huitzilopochtli, dios joven de los mexicas recién llegados, y anunció que ambos compartirían el dominio sobre la nueva capital.

Imagen tomada de la web.

TLALOC Y SU RELACION CON LOS AZTECAS

Los aztecas se apoyaban en creencias de quien pudiera favorecerles con las lluvias, para que produjeran abundantes cosechas, por lo que le pedían al dios Tláloc las aguas provenientes del cielo.

Eso para las aguas aéreas, para las aguas terrestres como lagos, ríos, etc., tenían a la diosa Chalchiuhtlicue, también llamada “falda de turquesas”, de la cual hablare en otra entrada del blog.

Tláloc, fue muy importante y uno de los dioses más adorados en México, siendo uno de los más representados desde la época remota teotihuacana. Manifestándose siempre con unos atributos característicos:

  • Anteojeras formadas por serpientes que se entrelazan cuyos colmillos son las fauces del mismo dios.
  • Especie de bigotera, siendo esta su labio superior. Este gran labio, se tiene la creencia, simboliza la entrada a la cueva que comunica con el inframundo donde se encuentran los espíritus de los fallecidos.   
  • La cara estaba casi siempre pintada de color negro o azul, más el verde, como las aguas.
  • En la mano lleva una especie de estandarte de oro, largo y con forma de culebra, terminado en punta aguda; representa los relámpagos y los truenos que acompañan a veces al agua de lluvia en las tormentas.
  • En sus vestidos tienen pintados unas manchas que son el símbolo de las gotas de agua.
Escultura de Tláloc, imagen tomada de la web.

A Tlaloc se le atribuía una fuerza suprema de la naturaleza y el cosmos, benéficas para los humanos en ocasiones y en otras desastrosas. Era por tanto necesario hacerle ofrendas y adorarle para ganarse su favor, en su honor se realizaban ceremonias y rituales. Siendo sus más fervorosos peticionarios los agricultores, pescadores y marineros.

El poder de la Divinidad le permite tomar cualquier forma, así como estar presente en cualquiera parte, y puede volverse tangible para mostrarse a la humanidad. Esto es parte de la Dialéctica de lo Sagrado, que es parte y fundamento de todas las religiones.

SACRIFICIOS

A consecuencia de este carácter dual muy fuerte, su culto entró dentro del sistema de reciprocidad del sacrificio; con ofrendas de flores o libaciones diversas, de autosacrificio, ofrenda de animales, y de seres humanos cuando las sequías se dejaban percibir terribles y en los casos exceso de lluvias que amenazaban a las sociedades con huracanes y tempestades, cuando Tláloc se enfurecía. Los sacrificios a Tláloc se solían realizar en los cerros o en el interior de las cuevas. En la mayoría de estos ritos propiciatorios, como indica, en las ofrendas sacrificaban niños. Según el antropólogo Juan Carlos Román, la evidencia arqueológica indica que los mexicas y los demás pueblos de cultura culhuaca, sólo sacrificaban niños varones enfermos, pues todos los restos muestran indicios de alguna enfermedad infecciosa.


Pues he ahí un poco de la historia del dios Tláloc, nuestro hacedor de lluvias, a lo mejor un poco confusa en donde dice que es hijo de Huitzilopochtli y en otro relato Hutizilopochtli es su hijo, pero bueno, al final mitos y quien sabe que sea cierto, lo que si es que son muy interesantes.

Lo que yo veo, es como nuestra cultura es muy rica, sinceramente me gustan mas estas historias que la que gobierna al mundo y les decía alas antiguas civilizaciones como estaban mal al seguir falsos ídolos, pero bueno, como he dicho, una y otra vez, cada quien debe elegir lo que lo haga sentir bien y aunque se tengan opiniones diferentes, eso no debe ser impedimento para poder convivir y llevarse bien.

Pero bueno, si leíste hasta acá te agradezco machismo el que me hayas leído. te invito a que te suscribas al blog para mas temas de este tipo y muchos otros mas que te traigo del mundo de WAMMS, visita la tienda donde de seguro encuentras algo para ti y como siempre digo…

Muchas gracias por leerme y hasta la próxima entrada del blog.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: