Historia

La Historia de las Palabras Obscenas o Groserías mas Comunes, en este caso, el recordatorio duro: Chinga tu Madre

Seguimos con la historia de las palabras o groserías, para muchos, mas comunes de nuestro lenguaje. Como he dicho en ocasiones anteriores tenemos palabras que pueden ser de cariño o de afecto como güey, cabrón y tenemos otras que creo siempre son para insultar como pendejo, huevos o mocos y la palabra f fuck.

Pero todavía hay mas palabras de las que podemos hablar como aquella que sirve de recordatorio a cada uno de nosotros cuando nos la dicen, el duro chinga a tu madre.

Hola a todos los WAMMSTERS que me leen y bienvenidos a otra historia, cuento, anécdota, como lo quieran ver que les traigo del mundo de WAMMS.

En esta entrada del blog les voy a hablar de la historia detrás del famosos chinga a tu madre, el como se origino esta frase tan celebre, que no hace recordatorio de nuestra progenitora, generalmente de mala manera.

Diseño elaborado por WAMMS.

¿COMO SE ORIGINO ESTA PECULIAR FRASE QUE HACE REFERENCIA A NUESTRA PROGENITORA?

Extender el brazo para después flexionarlo, manteniendo el codo a la altura de la oreja o simplemente decirlo, es quizás el peor insulto en México, es lo que realmente causa peleas, pues la persona ofende a una entidad intocable: la madre.

Es por eso que la chingada es la grosería favorita de muchos, porque realmente surte efecto en el enemigo, será un insulto a la mujer, pero que mejor que el único Premio Nobel de Literatura de México, Octavio Paz, lo explique:

“Es probable su procedencia azteca: chingaste es xinachtli (semilla de hortaliza) o xinaxtli (aguamiel fermentado). La voz y sus derivados se usan, en casi toda América y en algunas regiones de España, asociados a las bebidas alcohólicas o no: chingaste son los residuos o heces que quedan en el vaso…”

“Chingar también implica la idea de fracaso. En Chile y Argentina se chinga un petardo ‘cuando no revienta, se frustra o sale fallido’. Y las empresas que fracasan, las fiestas que se aguan, las acciones que no llegan a su término, se chingan. En Colombia, chingarse es llevarse un chasco. En el Plata un vestido desgarrado es un vestido chingado. En casi todas partes chingarse es salir burlado, fracasar”.

Paz incluso remarca la acentuación de la chingada comparando la frase mexicana: “hijo de la chingada”, con la española: “hijo de puta”. El hijo de puta tiene una madre que accedió al acto sexual, alguien que abrió las piernas por la remuneración próxima; mientras que el hijo de la chingada es producto de una violación.

Cercando el término para abarcar la totalidad del mexicano, Octavio Paz buscó en la religión ancestral y moderna, en los ritos que el mexica adoptó para darle al mexicano un consuelo ante sus dioses destruidos.

Anteriormente la Coatlicue, ahora la virgen María, la madre del mexicano, se contrapone en su pureza con la chingada, víctima callada de la violación. De ahí surge el análisis que se remite hasta una de las madres mexicanas más famosas, la Malinche, amante de Cortés desechada cuando resultó inútil, convertida en traidora ante los ojos de su pueblo esta mujer. Y es repudiando la figura de la Malinche, dice Octavio Paz, que el mexicano rompe sus ligas con el pasado, reniega su origen y se adentra solo en la vida histórica.

Pues he ahí la historia de otra de esas palabras peculiares que tenemos en nuestro lenguaje para expresarnos, como dijo Paz, puede ser la palabra o el gesto mas insultante en México ya que insultan a nuestra madre.

Pero bueno, si leíste hasta acá te agradezco muchísimo el que me hayas leído, te invito a que te suscribas al blog para este tipo de historias y muchos otros temas mas, visitas la tienda donde de seguro encuentras algo a tu gusto y como digo…

Muchas gracias por leerme y hasta la próxima entrada del blog.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: