Viajes

Viaje. El Fin del Mundo, parte de la Patagonia Argentina, Tierra del Fuego, el padrísimo pueblo rodeado de naturaleza de Ushuaia

El poder conocer lugares, tanto dentro como fuera de México, es algo inigualable. Conocer distintos lugares, distintas culturas, formas de ver las cosas, es algo que agrega mucho valor a una persona, sin caer en cosas como: ser soberbio, que para mi no sirve de nada, mas que para alimentar un ego vacío, sentirse gran cosa, ni nada de eso, al final es aprovechar una experiencia y en esta ocasión les quisiera compartir mi vista al Fin del Mundo, un lugar muy muy padre, ahora si que bien lejos, parte de la Patagonia Argentina, el pueblo de Ushuaia.

Hola a todos los WAMMSTERS que me leen y bienvenidos a otra historia, cuento anécdota, como lo quieran ver que les traigo del mundo de WAMMS.

Como mencione, les voy a hablar de mi viaje a Ushuaia, un lugar mágico que vale totalmente la pena visitar.

Imagen tomada por mi.

Aprovechando que en esos años andaba trabajando por allá abajo, como mencione en otra de mis entradas de mundial de Brasil, pues aproveche y viaje a Argentina, al final ya estaba mas cerca que estando en México, y como adoro la naturaleza, pues los primeros lugares que busco para visitar y conocer, son lugares con mucha naturaleza.

Realmente no soy muy tradicionalista de salir de vacaciones para ir de una ciudad a otra que no conozco en otro lugar, también no soy muy partidario de ir a la playa solo para estar echado sin hacer nada, no soy muy partidario de ese pensar. Respeto a quienes les gusta, pero no va conmigo, los lugares que busco son mas así.

Pero bueno, programe las cosas, yo fui en Noviembre, todo lo reserve con anticipación, porque si soy muy organizado y listo, VAMONOS PARA ALLÁ!

Anuncios

Para empezar el vuelo de Brasil a Ushuaia fue diferente, ya que por primera vez me toco transbordar, llegando a Buenos Aires, del aeropuerto internacional Ezeiza, donde tuve que tomar un autobús para que me llevará al otro aeropuerto, el Jorge Newberry, como para vuelos mas locales, y de ahí tomar el otro vuelo a Ushuaia, fue diferente, pero todo salió bien y sin prisas, me choca estar corriendo.

Llegue al Ushuaia, la temperatura estaba muy bien, creo nunca bajamos de 4°C en el tiempo que estuve allá, tome un taxi a la posada donde me iba a quedar y el taxista recuerdo que me comento que esperaba que no me afectara la altura del aeropuerto ya que estaba a 22m, por dentro se me hizo cómico, no me reí, al final ellos están acostumbrados a otras cosas, cada quien su rollo, pero bueno para uno fue cómico ya que pues uno esta acostumbrado a una mayor altura en el centro de México.

Bueno, llegue a la Posada del Fin del Mundo, lugar bastante acogedor, chiquito, con lo necesario para mi. Deje mis cosas y a explorar el pueblo.

Recuerdo que por la hora a la que llegue, uno de los primeros lugares que fui a visitar fue la Laguna del Diablo, la cual se encuentra dentro del mismo pueblo, a la cual uno no se debe trasladar mucho para llegar a esta, es de muy fácil acceso y cerca de ahí uno puede empezar la subida al Glaciar Martial, ambos están muy cerca.

Foto tomada por mi subiendo al Glaciar.

Lo mas padre para mi es que estaba casi totalmente solo, entonces el sentir para mi era algo muy muy padre, podía admirar todo con demasiada tranquilidad, sin presiones ni nada por el estilo, pensar, disfrutar, solo la naturaleza y yo.

Pero bueno, anduve un rato en el glaciar encima de la montaña y emprendí mi camino abajo, ya fui caminando al pueblo, comí, aparte mi recorrido para el día de mañana y di por terminado mi primer día.

Al día siguiente tenía el recorrido de ir en lancha hasta el faro del fin del mundo y de regreso, por lo que fue un recorrido algo húmedo ya que me quede en la parte trasera de la lancha mojándome con el agua fría del Canal de Beagle. Era padre ver cuando te decían, mira a tu izquierda esta Chile y a tu derecha Argentina, una muy buena visón de ambos paises.

La lancha era chica, nos llevo a observar un tipo de aves en su hábitat natural, así como pudimos observar lobos marinos o focas, descansando tranquilamente sobre las rocas. Ahora si que en su hábitat natural, sin restricciones.

No estoy en contra de los zoológicos, al final ayudan a la preservación de los animales por la estupidez humana y entiendo que necesitan subsistir por lo que abren las puertas a la gente para que vayan a ver a distintos animales, pero bueno, eso es otra cosa.

Foto tomada por mi de Lobos Marinos descansando.

No recuerdo bien cuanto duro el recorrido, pero si recuerdo que ya no pude hacer mas actividades ese día, por lo que consideren ese tipo de cosas cuando hagan su programación. De igual manera, programe otro tour, para otro día por el Canal de Beagle, para ir a la isla de los pingüinos, para ver estos en su hábitat natural, ya que la temporada de pingüinos estaba por iniciar.

El día siguiente empezó, en esta ocasión el barco era mucho mas grande, mas gente iba en este y después de esperar unos minutos, el recorrido inicio. Básicamente al inicio pasamos por los mismo puntos y vimos lo mismo que en el recorrido anterior.

NOTA: El primer recorrido en “barco”, lo contrate cerca del muelle, para otros recorridos mas completos consideren contratar estos en la avenida principal.

Pero bueno, el barco avanzo y avanzo, hasta que al final se paro cerca de una pequeña isla, que es donde llegan los pingüinos, ya que estos tienen su temporada por esas zonas de Noviembre a Abril y si los quieren ver pues ya saben cuando ir.

Se nos comento que estaba prohibido bajar a la isla, por lo que vimos a los pingüinos desde el barco, caminando de manera chistosa, pingüinos pequeños, creo que son pingüinos magallánicos, muchos mas chiquitos que el Emperador, que es un pingüino muy grandote. La verdad bastante simpáticos y muy agradable verlos en su hábitat natural empezando su temporada. Lo malo es que eran pocos porque recien iniciaba la temporada, lo bueno es que al menos pude ver unos, aunque fueran pocos, valió la pena.

Foto tomada por mi de pingüinos magallánicos en Ushuaia.

De ahí el barco nos llevo a un tour en un rancho, hacienda o algo así, donde estaba el museo del pingüino y te hablan de todo de los pingüinos y eso; no son mi fuerte los museos, pero este hablaba de este pequeño ser que valía la pena conocer mas a fondo.

También comimos en esa zona y demás, creo estuvimos de 1 a 2 horas ahí, así como también nos llevaron a un lugar donde habitan castores, donde desafortunadamente no pude ver ninguno pero si pude apreciar su gran capacidad en ingeniería.

En dicho lugar pude apreciar una presa hecha por castores, realmente de sorprenderse como estos animalitos pueden hacer semejante obra natural. Si la zona se veía como deforestada, como tala de arboles, pero aquí no era por culpa del ser humano, sino por propia actividad natural al ser el castor el encargado de hacer sus refugios y de hacer esa obra de la naturaleza, una presa natural.

Foto tomada por mi de presa de castores.

Y así se fue el día, un recorrido bastante completo, creo yo, y que continuaría la día siguiente pero ya por mi cuenta ya que iba a ir al Parque Nacional de Tierra del Fuego.

Aquí fui por mi cuenta, ya había investigado, yo particularmente no quise pagar el famoso Tren de Tierra del Fuego ya que su tramo es muy corto y no me convenció eso, por lo que llegue al parque en como micro de allá. En el centro del pueblo salen como micros a cierta hora que uno puede tomar y lo dejan a uno en el parque, de igual manera uno lo regresan al mismo punto en el centro.

Pero bueno, llegue al parque, hay muchos caminos para hacer senderismo y escogí el camino que iba a seguir. Empecé a caminar, según yo siguiendo correctamente las pocas indicaciones que veía de que camino era el que debía seguir hasta que tuve el problema de que acabe en la costa. Por una parte pensé, “no creo sea por aquí”, pero por otra parte pensé “que puede pasar”, por o que le hice caso a la segunda opción, mala decisión.

Anuncios

Camine por la costa, hasta que llegue a un punto donde no había camino, había un pequeño montecito del que uno tendría que medio escalar o sujetarse a el para poder pasar al otro lado, se me hizo fácil y lo intente, lo cual resulto en que resbalara y me fuera de espaldas al mar o al canal de Beagle, no se que era ahí, a agua helada, donde las algas y rocas me sujetaron los pies, obviamente estaba todo tapado por el mar tenía que buscar respirar; pero, afortunadamente me mantuve tranquilo y no morí, pude liberar mis pies y salir a respirar. De ahí me fui sujetando de la orilla del cerrito este y después nade a la orilla de la playa.

Donde a lo lejos vi el camino que debí haber tomado y a una persona que se me quedo viendo como “y este que hace”, pero bueno. Recordando lo que he aprendido de Bear Grylls y no porque tenga ni cerca la capacidad que el tiene para resolver este tipo de cosas, recordé que en un capitulo de nieve, el mencione que si te mojas, cosa que el hizo, lo que debes hacer es quitarte la ropa y exprimir esta, no es nada bueno andar mojado en un clima de ese tipo. Por lo que encontré un lugar me desvestí, exprimí mi ropa y me la volví a poner.

Imagen tomada por mi en el Parque Nacional Tierra del Fuego.

Pero bueno, lo que paso pudo haber acabado peor de no haberme liberado, si pude haber fallecido, eso es una realidad y haber cuando me encontraban porque iba solo y no había nadie a mi alrededor.

Regresando a la historia, de ahí agarre camino, comencé a caminar y empecé a sentir golpes, raspones y dolor en las piernas. No se bien cuanto camine para llegar al único lugar donde pasa el micro y te recoge, una como casa en el bosque, no recuerdo su nombre, pero al final llegue, estuve un rato esperando y llego el micro para devolverme a la civilización.

El dolor se incremento, camine con dolor a la farmacia, regrese a la posada y me trate. Lamentablemente este accidente afecto mis actividades, ya que no podía caminar bien y no pude hacer bien el recorrido a la Laguna Esmeralda que era mi siguiente objetivo, pero afortunadamente pude apreciar la laguna desde el cielo al sobrevolar esta.

Ushuaia tiene mucho que ofrecer, de ahí salen cruceros a la Antártida, hay mucho que ver y hacer, es un lugar que vale mucho la pena, aparte de que puedes esquiar si así lo deseas, yo no he esquiado, ni se como hacerlo, pero es un lugar que recomiendo muchísimo si pueden visitar, realmente creo que no se arrepentirán de visitarlo.

Pero bueno, ahí esta mi historia, ojala te animes a ir, vale la pena y solo me queda invitarte a que te suscribas al blog si quieres enterarte de este tipo de temas y mas que te traigo del mundo de WAMMS. Visita la tienda donde de seguro encuentras algo a tu gusto y como siempre digo…

Muchas gracias por leerme y hasta la próxima entrada del blog.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: