Mitología

La vampira marina, ¿buena o mala? Que nos dicen las historias mitológicas de este ser fantástico, la Lamia

El mundo mitológico esta lleno de historias que han trascendido hasta nuestros tiempos, unas mas conocidas que otras como la historia de Medusa, en la mitologia griega, el Yggdrasil en la mitologia nórdica, por las películas de Thor y así hay varios temas o personajes que siguen presentes a pesar de que ya tienen siglos de historia.

Pero aquí la Lamia se puede emparentar un poco con los vampiros ya que ciertas mitologías las relacionan como vampiros marinos, otras ni al caso, pero esta entrada del blog es para eso, para hablar un poco mas de este ser fantástico conocido como Lamia, por que sean bienvenidos WAMMSTERS a otra historia, cuento, anécdota, como lo quieran ver que les traigo del mundo de WAMMS.

MITOLOGÍA GRIEGA

APARIENCIA

Algunos relatos dicen que tiene una cola de serpiente por debajo de la cintura.]Esta descripción popular se debe mayormente al poema Lamia de John Keats compuesto en 1819. Antonino Liberal usa Lamia como nombre alternativo para la serpentina drakaina. Los mitos la describen de diversas maneras pero como manteniendo esa apariencia monstruosa, a veces serpentina como la podemos ver en muchas representaciones.

Anuncios

RELATOS

Amante del dios Zeus que provoca los celos de su esposa Hera, quien mata a todos los hijos de Lamia y la transforma en un monstruo que caza y devora los hijos de otros.

Otra versión nos dice que Hera le roba los hijos y Lamia pierde su cordura del dolor y la pena, empieza a robar y devorar los hijos de otros por envidia, repitiendo la calamidad que la transformó en un monstruo.

Zeus le dio la habilidad de quitarse los ojos. El propósito no está claro en Diódoro, pero otras versiones afirman que le otorgaba el don de la profecía. Zeus lo hizo para consolar a Lamia en su dolor por la pérdida de sus hijos y dejarla descansar ya que si podía cerrar sus ojos, aunque tambien se dice que fue maldita con la incapacidad de cerrar sus ojos para que siempre estuviera obsesionada con la imagen de sus hijos muertos.

Las tradiciones nos mencionan múltiples lamias; siendo estas monstruos folclóricos similares a los vampiros y los súcubos que seducían a jóvenes y se alimentaban de su sangre.

MITOLOGÍA VASCA

Ente de género femenino que vivía en cuevas o ríos.

Los hombres se enamoraban de ellas y las lamias también de ellos. Según algunas leyendas, las lamias ayudaban a los agricultores en sus quehaceres, después de comer por las noches la comida que les dejaban. Pero no todo lo que hacían las lamias era positivo, secuestraban a los hombres y en otras ocasiones, si no estaban dispuestos a ayudarlas, les hacían el mal.

Las ocupaciones de las lamias también eran diversas, como por ejemplo, hilar, construir dólmenes, puentes, casas, castillos o iglesias y lavar las ropas por las noches. Comían el pan de trigo o de maíz con tocino y sidra que les pedían a los humanos. Y también el pan, la cuajada y la leche que les daban sus amantes.

Aunque también se dice que las lamias pedían diversos servicios a los humanos.

Anuncios

RELATOS

Según cuenta una leyenda muy popular, las lamias pidieron un favor a una comadrona de su vecindad. La mujer se trasladó donde vivían las lamías y cumplió con su trabajo. La invitaron a comer y, viendo que el pan era blanco, cogió un trozo y lo guardó en el bolso. Cuando se disponía a marcharse a casa no pudo levantarse del asiento y las lamias le dijeron que era porque había cogido algo que no le pertenecía. La mujer confesó que había cogido un trozo de pan y la obligaron a dejarlo en la mesa, así pudo levantarse de la silla. Al salir le advirtieron: “no mires hacia atrás en el camino”. Al llegar a casa, con un pie dentro y otro en la calle, miró hacia atrás: al instante perdió la mitad de sus regalos de oro.

Otro relato nos dice que un vecino de un barrio de Dima, tuvo que refugiarse de un chaparrón en la cueva de Balzola. Allí lo acogió una lamia. Cuando dejó de llover y se disponía a abandonar la cueva, una lamia le entregó un trozo de carbón que al salir de la cueva se convirtió en oro.

Pero las lamias no siempre han sido tan generosas, también han prestado favores a cambio de las almas de los humanos. Así construyeron algunos puentes como el de Ebrain (Bidarrai), Azelain (Andoain), Urkulu (Leintz-Gatzaga) y el de Kastrexana, por ejemplo. Incluso construyeron casas, castillos e iglesias.

Anuncios

Pues he ahí un poco de la historia de este ser fantástico mitológico que nació hace siglos que aún hasta nuestros días sus relatos siguen estando presentes, algo que particularmente me gusta mucho; que esto siga vivo, ya que hay infinidad de información allá afuera que nos ilustra y nos amplia el panorama con infinidad de cosas que desconocemos.

A mi solo me queda decir que ojala hayas disfrutado de la lectura, te agradezco el que me hayas leído y hasta la próxima entrada del blog.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: