Monstruos

Se te subió el muerto, los demonios sexuales que aparecen durante el sueño o ¿solo un cuento mas?

A muchos le ha pasado que sienten un espasmo a la hora de dormir, como una sensación de que no se pueden mover por una extraña razón que muchos no conocemos, hay quienes llama a eso que se te subió el muerto, que fue un fantasma que andaba or ahí, que visito un incubo o un súcubo, que es el periodo del REM que tiene el cuerpo humano, etc.

Pero ¿que nos dicen las leyendas urbanas, así como la ciencia de esto? Los mitos de cosas que no entendemos siempre están presentes y siempre hay una historia de origen de estos, por lo que en esta ocasión WAMMSTERS les traigo otro cuento, historia, anécdota como lo quieran ver del mundo de WAMMS.

DEMONIOS SEXUALES

En la Edad Media se creía que unos espíritus masculinos o femeninos, venían durante la noche a posarse sobre el pecho de las personas que dormían, se les subía el muerto como decimos en la actualidad, provocándoles toda clase de pesadillas.  En ocasiones, estos íncubos fecundaban a mujeres dormidas, durante la noche, las cuales daban a luz nuevos íncubos y otros monstruos.  También podían ser demonios-espíritus femeninos que seducían a hombres durante el sueño, y se llamaban súcubos.

Durante el medievo se tomaban muy en serio a estos espíritus demoníacos, y las personas tomaban toda clase de precauciones para evitar ser sorprendidos por estos seres. Desde penitencias hasta exorcismos, bendiciones del lugar, uso de amuletos, agua bendita, etc.

Su presencia, se tomaba como una señal de mal augurio, como de algo malo que estaba a punto de suceder (tal vez una enfermedad grave o una muerte de un ser querido) o de que estaba presente el maligno.

Ahora hablemos un poco mas a fondo de estos seres demoniacos sexuales.

Anuncios

SUCUBO, LA VISIÓN DE UNA BELLA DEMONIA

Demonios que poseen el aspecto de una mujer de belleza extraordinaria, piel perfecta y cabello oscuro o rojizo. Posiblemente, el mismo aspecto de Lilith, Reina de la Oscuridad y la Noche, de quien se cree que descienden todos los demás súcubos. Se esconden tras esta atractiva fachada para conseguir atraer y tentar a los mortales que se cruzan en su camino. Su única misión es atraer primero para atormentar después.

Sus movimientos son ágiles y precisos. Su forma de caminar es muy seductora y cuentan con una gran presencia y carisma. Ese tipo de carisma que fascina y casi deja hipnotizado a su interlocutor, aunque un espectador avispado podría saber que se trata de un demonio por ese destello en su mirada de oscuro y enfermizo deseo.

Hablan varios idiomas, por lo que no tienen problemas para entablar conversaciones y establecer nuevas relaciones sociales. Podrían considerarse la compañía ideal si no fuese porque, en ocasiones, se dejan llevar y sacan su lado más lascivo.

Los demonios súcubos no necesitan mostrarse agresivos y, además, rehúyen los conflictos. Prefieren usar su capacidad de persuasión y don de gentes para conseguir sus propósitos. Además, en caso de necesidad, no dudarán en adoptar el papel de víctima o de damisela en apuros. Incluso pueden enredar y poner a unos en contra de otros por simple diversión.

Anuncios

Una vez tienen elegido al mortal procuran alejarse con él de la multitud, y entonces usan su capacidad de sugestión, muy parecida a la de los vampiros, para hacerle creer prácticamente cualquier cosa que deseen. Cuando la víctima entra en ese estado hipnótico pasa a ser atacada por el súcubo, que consume la energía de la víctima mientras mantienen relaciones sexuales.

Estos demonios se nutren de la energía vital del mortal, energía que también les permite mantener ese aspecto joven y encantador. Tras el estado de inconsciencia, las víctimas pasan a un sueño profundo del que suelen despertar agotadas, deprimidas y con la sensación de haber vivido una horrible pesadilla, aunque si el súcubo se excede extrayendo energía es posible que no consigan despertar y acaben muriendo.

Algo que divierte mucho a estos demonios súcubos es atacar a hombres virtuosos o que han hecho voto de castidad. Les encanta atormentarlos al despertar del sueño con recuerdos de orgías y perversiones que los hacen sentir muy avergonzados.

Aunque no es habitual, en ciertas ocasiones los súcubos muestran su verdadero aspecto mientras mantienen relaciones con sus víctimas. Los ojos de serpiente, los colmillos, las alas de murciélago y la cola son un “extra” de martirio del que disfrutan cuando su víctima no les gusta especialmente.

Anuncios

SUCUBO Y SU RELACIÓN PSICOLOGICA

La leyenda de los súcubos trata de ofrecer una explicación a las poluciones nocturnas, propias de los hombres. «súcubo» proviene del latín su-ccuba, que significa prostituta. Esta palabra deriva del prefijo sub-, que significa «debajo de» y del verbo cubo, «yo quedo». Por lo tanto, súcubo es alguien o algo que queda por debajo de la persona.

El síndrome del súcubo se da en aquellos hombres que manifiestan que una mujer atractiva los seduce durante el sueño y mantiene relaciones sexuales con ellos. Fruto de esta supuesta relación, el hombre eyacula durante el sueño, manchando la ropa interior y las sábanas.

Ocasionalmente, pueden producirse alucinaciones táctiles, aunque no se sabe bien si no son más que manifestaciones delirantes. Durante el episodio, la experiencia parece muy real, pero al despertar el paciente recuerda el episodio en medio de brumas, como una ensoñación, con dudas sobre lo ocurrido.

La parálisis del sueño es un síntoma de narcolepsia, sin embargo, la mayoría de las veces, no es un indicador de narcolepsia u otro desorden del sueño. Los episodios de parálisis del sueño pueden durar pocos segundos o minutos.

Puede ocurrir cuando despiertas o durante el proceso en el que estas empezando a quedarte dormido. La razón por la que ocurre parálisis del sueño es por la transición entre las diferentes etapas del sueño REM, del cual hablare mas adelante.

INCUBO, DEMONIO VARÓN

El demonio íncubo es la contrapartida masculina del súcubo. Un hombre joven, muy atractivo y fuerte que seduce y atrae generalmente a mujeres, a las que atormenta de la misma manera que suelen hacerlo los súcubos.

Existe la teoría de que estos demonios son descendientes de ángeles caídos que han degenerado en succionadores energéticos. Aunque también se dice que, en realidad, los íncubos y los súcubos son el mismo tipo de demonio, que adopta la forma de hombre o mujer según los gustos de su víctima.

Suelen acercarse a todo tipo de mujeres; mayores o jóvenes, casadas, solteras o viudas, aunque comparten con los súcubos su debilidad por las mujeres religiosas y de férrea moral, sobre todo las novicias. Disfrutan sabiendo el dolor y la vergüenza que causarán a sus víctimas al despertar de su espantoso sueño.

Muchas de estas mujeres pueden incluso quedar embarazadas. Cuando esto ocurre existe la posibilidad de que el bebé nacido sea un engendro a disposición de las fuerzas del mal, o un poderoso humano mágico que se decline por hacer el bien. Un ejemplo de este último caso es el del mago Merlín, de quien se cuenta que nació de la oscura seducción de un íncubo a una monja.

Anuncios

INCUBO Y SU RELACIÓN PSICOLOGICA

Íncubo (del latín in- «encima»), es alguien que queda por encima de la persona.

El íncubo o terror nocturno se caracteriza por episodios bruscos de despertar en mitad de la noche, generalmente acompañados por gritos de pánico y con intensa ansiedad, agitación, confusión y una amnesia total de lo ocurrido. Por tanto, la sensación de desorientación y desconexión con el entorno es total. La persona no sabe exactamente qué le ha ocurrido, y tarda minutos u horas en recuperarse de la impresión y volverse a dormir de nuevo.

Este trastorno se produce durante las fases del sueño profundo, durante las fases NREM. Los psicoanalistas interpretan los sueños íncubos o terrores nocturnos como autopunitivos porque proporcionan una satisfacción durante el sueño de un placer censurable. Esta explicación se encuentra con el gran problema de que, durante esas fases del sueño, no soñamos (NREM). No obstante, no existe una explicación que resuelva todas las dudas sobre este fenómeno.

En ciertos delirios crónicos, como el erotomaníaco, puede darse de forma concomitante el síndrome del íncubo. Suele darse en mujeres, que relatan que sus amantes las visitan por la noche o durante el sueño y las tocan mientras duermen. La sensación puede ser de inmenso placer o profundamente desagradable.

¿QUE DICE LA CIENCIA SOBRE LA SUBIDA DEL MUERTO?

La parálisis del sueño es un síntoma de narcolepsia, sin embargo, la mayoría de las veces, no es un indicador de narcolepsia u otro desorden del sueño. Los episodios de parálisis del sueño pueden durar pocos segundos o minutos.

Puede ocurrir cuando despiertas o durante el proceso en el que estas empezando a quedarte dormido. La razón por la que ocurre parálisis del sueño es por la transición entre las diferentes etapas del sueño. REM

Durante la fase REM (Rapid Eye Movement), el cuerpo entra en un estado de parálisis. Esto es totalmente normal, es parte de esta etapa. Los grupos musculares voluntarios se relajan. La función de esta parálisis es proteger al cuerpo de lesiones mientras dormimos. Es inmovilización detiene al cuerpo a reaccionar ante un sueño que involucre movimiento, como dar patadas, manotazos y otros movimientos violentos. En algunos desordenes del sueño, este mecanismo no suele funcionar como es debido.

Los especialistas en el sueño opinan que la parálisis del sueño puede ocurrir cuando las transiciones de entrada y salida del sueño REM no han terminado. Y si llegamos a despertar entre la transición, podemos percatarnos de la parálisis del cuerpo y entrar en pánico al no poder mover ni un músculo y aún más aterrador no poder gritar para pedir ayuda.

Anuncios

Durante la parálisis del sueño, se pueden presentar alucinaciones, descritas como sentir la presencia fantasmal de alguien en la habitación, terror, escuchar sonidos extraños y olores y sentir la sensación de estar volando o cayendo. Aunado a todo esto se experimenta una falta de aire y presión en el pecho que impide respirar. Cabe señalar que cuando estamos dormidos, el organismo no desactiva las funciones respiratorias .

La experiencia de la parálisis del sueño es muy aterradora, especialmente si no te ha ocurrido antes. Y como el miedo se apodera de ti, fácilmente las personas lo atribuyen a algo sobrenatural como el bien conocido por muchos: “se me subió el muerto”. Y lo peor de todo es que hay personas que realmente están convencidas de que “el muerto” no las deja mover y ya que el Sr. Muerto da permiso de moverse, la víctima sufre a lo largo del día de angustia y miedo por el mal presagio.

La parálisis del sueño es un fenómeno común y a cualquiera le puede ocurrir en algún punto de su vida. Se estima que el 65 % de las personas han sufrido en alguna ocasión de un episodio de parálisis del sueño. Puede que una o dos veces en toda su vida, mientras que a otras suelen ser “victimas frecuentes” de la parálisis del sueño.

Los más propensos a experimentar esta aterrador fenómeno son aquellos con ciclos de sueño interrumpidos, personas que sufren de depresión, ansiedad o que han vivido algún trauma. Acorde a estudios realizados en Reino Unido, se podría considerar un factor genético en el que se hereda la parálisis del sueño. Este factor involucra el control del ritmo circadiano, aquel mecanismo biológico de 24 horas que ayuda a controlar los ciclos de sueño y vigilia.

Anuncios

Pues ahora ya saben un poco mas a fondo que pensar cuando “se les suba el muerto”, tanto por la explicación religiosa o fantasiosa, si lo quieren ver así, como la versión científica. Lo que si yo no sabía es que psicológicamente se sabe cuando fue un súcubo o un íncubo quien visito a la persona ya que la reacción del cuerpo es diferente, eso se me hace muy interesante.

Yo sinceramente nunca he experimentado el que se me suba el muerto, al contrario, por lo que me dicen los que me han visto dormir saben que me peleo muy seguido con quien sabe quienes estando dormido, por lo que mi cuerpo no se relaja tanto y no me protege, mas bien tiro golpes y me estrello con la pared, leve, tampoco es fuerte pero yo no recuerdo nada de eso y rara vez siento que me este peleando, pero si me han visto y por eso lo se.

En fin, aquí solo queda decir la diferencia de estos demonios sexuales, que hay quienes dicen que fueron inventados por cuestiones religiones para tratar de evitar la hambre sexual, cosa que no se me haría raro, pero como he dicho cada quien crea lo que quiera creer, yo solo informo y quise informar tanto del mundo “obscuro” de los demonios, el punto de vista psicológico sobre estos y lo que nos dice la ciencia al respecto.

Solo me queda agradecerte si leíste hasta acá, suscríbete al blog si te quieres enterarte de este tipo de temas y muchos mas que te traeré del mundo de WAMMS y hasta la próxima entrada del blog.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: